Me desmoronó en mí. El cuerpo pesó y supo que sería el fin. No podía moverse, brazos y piernas se entrelazaban en movimientos inútiles. Suábamos los dos. Bufaba en mi oreja izquierda. En la derecha, gritos. Estaba preso, inmovilizado. Intentaba quitar los huesos y los músculos que se derrumbaron sobre mi cuerpo. En vano. Era demasiado para la fuerza que me abandonaba. Y había tiempo. Veinte segundos. ¿O menos, cuántos habían pasado? ¿Cada bufada de él valía por uno? Parecían horas. Meses. Cuatro años en veinte segundos. Pesaba más que el cuerpo del oponente. Cada despertar en las mañanas oscuras. Cada ejercicio ya sin aliento. Cada helado rechazado. Sí, era un sacrificio. Una enormidad. El tanto que había cargado en los últimos años pesaba sobre mí. Y yo no podía salir. Como un sobreviviente de una madrugada de lluvias perdidas bajo los escombros de la propia casa. Como un buceador sin cilindro debajo de metros y metros de agua. Estaba así, solo. Mal respiraba. Se sofocó. Era empujado contra el tatami, que presionaba mi espalda. Activos. Paralizada. Estático. Sin vida.

Los gritos dolían, las gradas creían. Mi técnico, mi familia, mi novio. Uno de los gritos era el suyo. No identificaba la voz gruesa de Claudio, sólo el coro desesperado clamando por la medalla. Eran voces brasileñas, estaba seguro. El portugués de Brasil tiene un timbre diferente, lo sé. Ya luché en otras tierras, puedo identificar el grito de la mía. Sabía cuán tortura y esperaba el grito de la victoria. Pero era demasiado peso. A muchos años. Todo lo demás. Como cansa. Como duele. Destruye. Erosiona. Ya no podía. Lo siento, no podía.

Veinte segundos. Diez segundos. Cinco segundos. Quería que todo terminara. La carrera, la presión, la expectativa. Un buceador sin cilindro mirando la inmensidad azul sobre la cabeza. Cláudio sabía que yo no estaba preparado, sé que lo sabía. Pero me engañó. Me motivó. Me obligó. ¿Por qué creí? ¿Por qué no desistí? ¿Eran los pies del árbitro allí al lado? Yo iba a dar todo por terminado. Cuatro años que llegaban al final. Vergüenza. Después de tanto, acabar así. Sin actitud, sin poder levantarme. No, no era de aceptar. Nunca fui a desistir. Me levanté contra la familia y la sociedad. Me encantar el prejuicio en nombre de la pasión. No, no era un perdedor. No era un débil.

Y entre los miedos y el sabor de la derrota, encontré un grito. Lati como un perro rabioso. Cale las gradas. Cale los pensamientos. Cale el Brasil. Sólo vi al buceador subiendo como un torpedo. Alcanzando el techo espejado formado por la superficie del agua. El sobreviviente del derrumbe estirando la mano entre el hormigón y el fango de la lluvia. Pero no había rescate. Ninguna mano que agarrar la mía, que me tirara, que me levantara, que me sacara de allí, no había. Sólo aire, sólo viento, sólo luz, sólo soledad. Y fue solo que me levanté. Fue como un torpedo que subí. Como un torpedo erguía el cuerpo sobre el mío. Como un torpedo levanté a mi oponente. Como un torpedo, lo recuerdo bien. Y con las fuerzas que volvía a mis brazos, giré mi cintura y vendré el cuerpo del otro finalista. Y con las manos forcejeo los músculos y huesos del adversario contra el suelo. Y con los ojos vi cuando la espalda de él tocaron el tatami. Y con los oídos percibí los cantos de euforia de las gradas. Y con el corazón encontré la sonrisa de Claudio, perdido entre tantos otros. Y con los ojos hablé “¡Te amo! ¡Yo te amo! ¡Yo te amo!”. Y con los puños erguidos conmemoré. Y con el kimono encadenado corrí. Y con voluntad y esperanza lloré. Lágrimas doradas pesadas como el oro que cargaba en el pecho. El peso de nuevo. Pero ahora, diferente. Lleva y calma como el buceador salvo en la superficie plácida de una tarde de sol. El peso pluma de la victoria.

 

 

#HoyNoPerderé

 

Anúncios